viernes, 9 de agosto de 2013

Soneto de agosto


                       
                        El viento sur cimbrea las palmeras,
Mercurio - febril y desbocado-
esquiva el zigzag de las aceras
que llevan al viajero a ningún lado.

La serpiente emplumada se desnuda
y un semáforo en ámbar tararea
la melodía violenta de la duda
que dejó en una playa la marea.

Un coche arranca el sol de la garganta
y escapa por el túnel del deseo
atropellando un perro abandonado.

La luna de poniente se levanta
con un clavel regado por el reo
que la encerró en el cuarto del pecado.