sábado, 30 de noviembre de 2013

Callar a Rubalcaba


                         Los estudiantes y activistas del 15M que reventaron la conferencia que Alfredo Pérez Rubalcaba tenía previsto pronunciar en la Universidad de Granada probablemente no hayan leído nunca a Albert Camus. Y si lo han hecho es evidente que se ha tratado de una lectura distraída o apresurada. De lo contrario, habrían sabido que cuando alcanzar determinados objetivos requiere del uso de la fuerza ilegítima contra el adversario es el objetivo mismo el que termina siendo ilegítimo. No se puede utilizar la coacción en nombre de la libertad porque en democracia son los medios los que deben justificar el fin.

                        Dice Muñoz Molina que en nuestro país se discute mucho de política pero es extremadamente raro el debate, el contraste argumentado y civilizado de ideas en el que cada uno se expresa con libertad y está dispuesto a aceptar que el otro tenga una parte de razón.

                        En los últimos tiempos, además, la democracia española ha sufrido un repliegue hacia la intransigencia. En esta España de la crisis estamos asistiendo al ascenso y entronización –con perdón- de los fanáticos y los intolerantes, individuos persuadidos de estar en posesión de la verdad absoluta y del derecho de imponerla urbi et orbi.

                        No conviene confundir el culto a la libertad con el desprecio hacia las leyes, porque no se puede actuar, a la vez, libre e irresponsablemente.

                        El fanatismo es una forma manifiesta de irresponsabilidad: el fanático grita su verdad y no atiende a más razones porque encarna la rectitud y la honradez con mayúsculas y los que le discuten sólo pueden hacerlo movidos por intereses bastardos.

                        Su cosmovisión es totalitaria y ve en el adversario político un enemigo, un no ser, que, como tal, debe ser anulado, suprimido, silenciado.

                        Los demócratas tenemos que defendernos de la intolerancia militante. Coincido con Savater en que la tolerancia no debe ser una actitud pasiva, resignada, sino una disposición combativa a favor de la pluralidad social y en contra del fanatismo, que no sabe sino exterminar, expulsar o doblegar lo distinto. No podemos capitular ante los bárbaros ni perder este combate por incomparecencia.

                        Hoy ha sido Rubalcaba, ayer fueron Rosa Díez o Albert Rivera; mañana, cualquier otro.

                        Tiemblo cada vez que oigo hablar de política de división, como si la política no fuera en esencia división. Para eso nos hemos dado la democracia, para gestionar la discordia y la discrepancia, que son inherentes a las sociedades plurales.

                        Tenemos, ahora más que nunca, el derecho (y el deber) de discutir, de confrontar ideas, de estimular la reflexión y promover el debate político. El derecho a hablar y la obligación moral de escuchar: la generación de la Transición no se dejó la piel en la lucha por la libertad para que, cuarenta años después, sus nietos vuelvan a amordazar a los que piensan distinto.

                                *Publicado en IDEAL
                                * Premiado por Lorenzo Silva en XL Semanal

sábado, 23 de noviembre de 2013

Consejos vendo...y arriendo (ciberdrama político en dos actos)


Personajes:
Baldo Oliver y Chema Rueda, concejales socialistas del Ayto. de Granada
Martín Domingo, vendedor de crecepelo
Marcos, FJ y Carlos, la clac socialista

Primer acto
                         
Mañana del 20 de Noviembre de 2013. Perfil de Facebook del concejal socialista del Ayuntamiento de Granada Baldomero Oliver. Post en el Muro: “Ley de Tasas, LOMCE, Reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana, Reforma del Estatuto de Castilla la Mancha, el nuevo Consejo General del Poder Judicial....a este paso el Derecho Constitucional se va a convertir en una especialidad de la Historia del Derecho”. Comentarios de otros usuarios.

Martín Domingo El PP vuelve a incumplir una promesa electoral: dijo en su programa q el CGPJ lo nombrarían los jueces y a la hora de la verdad no ha resistido la tentación de seguir metiendo las manos en la justicia. Pero no escucharéis una sola crítica en este asunto de PSOE, IU, CiU o PNV porque, como en todo lo que les afecta personalmente, han votado como un solo hombre. No hay verdadera democracia sin un poder judicial independiente, pero eso no interesa al establishment político. Sólo UPyD ha votado en contra, dando muestras de coherencia y honradez, una vez más.
Martín Domingo Ah, pues mira, sí, Baldo hace una crítica del reparto de puestos en el CGPJ del que su partido participa tan ricamente. No sé cuál es la queja; ah, sí, que como ahora tienen menos diputados pues resulta que tocan a menos consejeros. Por un momento pensé que lo que le preocupaba era la manipulación política de la justicia.
Chema Rueda (terciando) ¿Tú crees, Martín, que la elección del gobierno de los jueces por los propios jueces garantiza independencia? ¿Y que su elección por los órganos parlamentarios votados por los españoles y las españolas es que éstos metan la mano en la justicia??? Pues en ese caso, discrepo total y absolutamente de tu posición. Considerar que participar en la elección es manipular, te sitúa en parámetros ideológicos radicalmente opuestos a lo que pienso...No sé si me tranquiliza saberlo o lo contrario.   
Martín Domingo Puedes estar absolutamente tranquilo, si no hay ninguna razón médica que te lo impida. Esto no es una cuestión ideológica, es una cuestión de democracia de base: la separación de poderes y eso...
Martín Domingo De todas maneras, deberíais poneros de acuerdo. Porque lo que deduzco del comentario de Baldo es que hay una manipulación en la elección.
Chema Rueda Para nada es una cuestión de democracia, es total y absolutamente ideológica y de principios. Hasta el Código Civil lo dice: "las leyes se interpretarán según el tiempo social en que han de ser aplicadas..." y eso no lo interpretan los jueces solamente. Y claro que estamos de acuerdo, yo sólo he visto manipulación en tu interpretación.
Martín Domingo Ah, vale, que el post de Baldo no es una queja. Ya me extrañaba. Pensé: "¿cómo se pueden quejar de algo en lo que participan?".
Martín Domingo Vamos a ver, Chema: los jueces por un lado, el Parlamento por otro, y el Gobierno por el que falta. SEPARACIÓN DE PODERES. No es tan difícil...
Martín Domingo A ver si me vas a acabar contando que es progresista que el Gobierno de los jueces lo nombren los políticos, que te estoy viendo venir...
Chema Rueda Hace muchos años hice la carrera de derecho, entre otras cosas, para enterarme bien de lo que era la separación de poderes, así que agradezco tu "compleja y fundada" explicación. El legislativo o parlamento, por un lado, pero lo elige el pueblo; el ejecutivo o gobierno por otro lado, pero lo elige el Parlamento (al jefe, que luego nombra a los ministros y ministras), que, como hemos visto, es elegido por el pueblo. Y el judicial por el otro lado, que lo elige, una parte, el propio poder judicial o jueces, y por otro lado, los otros dos poderes. Ahora que Baldo Oliver matice si ha habido alguna modificación, pero para nada separación de poderes implica que cada poder elige a su órgano de gobierno... y como el que te ve venir soy yo, con la cantinela de que los políticos y la política es mala y perversa y tal, pues te dejo con tu monserga, que tengo más cosas que hacer. Gracias por lo clarico que te has mostrado.
Baldo Oliver En relación con el Consejo General del Poder Judicial de lo que me quejo es de la Ley Orgánica 4/2013, de 28 de junio, de reforma del Consejo General del Poder Judicial, por la que se modifica la Ley Orgánica 6/1985, de 1 de julio, del Poder Judicial, que deja en manos del gobierno un amplio margen de control sobre esta institución. A ver si nos vamos a quejar del bipartidismo y nos va a parecer estupendo el monopartidismo del PP. Por cierto, ¿alguien me puede explicar la posición de UPyD respecto de esta Ley Orgánica?
Baldo Oliver En cuanto a la separación de poderes vayamos a caer en la defensa de que uno de ellos, el judicial, no tenga ninguna relación con la soberanía popular. Todavía me parecen a mí infinitamente más democráticos los intereses defendidos en sede parlamentaria que los que puedan defender una asociación de carácter estamentario declaradamente comprometida con la posición profesional de sus miembros.
Baldo Oliver Una pregunta: ¿los jueces que pertenecen y dirigen una asociación profesional hacen política...o son almas cándidas que se dedican a la metafísica?
Baldo Oliver Este es el enlace a la Ley Orgánica 4/2013...y ya hablamos (facilita un enlace de internet).
Martín Domingo Cada uno puede tener la posición que quiera, pero es bueno que se conozca: ya sabemos que el PSOE está a favor de que los políticos nombren el Gobierno de los jueces. Decídselo a la gente, no hagáis como el PP.
Martín Domingo Y no os enroquéis demasiado en legalismos coyunturales, que la gente está huyendo de los grandes partidos como de la peste. Y deberíais plantearos el porqué.
Chema Rueda Hace 25 años, cuando se aprobó la Ley, yo hacia 5º de Derecho, uno de los profes era Andrés Ollero, que puso el grito en el cielo por el hecho de que la elección del gobierno de los jueces fuera participada por los otros poderes del Estado. Que Martin Domingo se erija en continuador de tan singular pensador me estremece…, pero dinos la postura de UPyD, que sois honrados y los demás mu malos ya lo sabemos, hombre, pero algo más pensaréis...Y lo dejo ya, no admito el genérico de "los politicos" dicho por otro político, es que no lo admito..Y lo de la huida, ya veremos, amigo, ya veremos.
Martín Domingo Yo no soy político, querido. Ni faltón tampoco. A lo mejor por eso no soy político. Ahórrate el tonito.
Chema Rueda Claro que eres político, ahí está el gran problema de los que decís que no lo sois, siéndolo. Eres político desde el momento en que haces política, tienes opciones (legítimas) políticas y participas en un partido. Eso es ser político, te guste o no, y el primero que ha utilizado un tonito, "no es tan dificil", has sido tú, así que el que se los ahorra serás tú. Ademas de político, que lo eres, y lo estás demostrando, debes ser ciudadano y demócrata, y admitir, no sólo las opiniones contrarias, sino los tonitos. Es lo que suele ocurrir en los debates públicos como éste...¡¡¡¡Y un abrazo, hombre¡¡¡¡
Baldo Oliver Llamar a la regulación de las funciones del órgano de representación de la soberanía popular un legalismo coyuntural es suficientemente expresivo.
Martín Domingo No, pero si los tonitos yo los acepto; de hecho es muy común que los progres de manual debatan con los demás mirando por encima del hombro. Conmigo no iba a ser una excepción. Como veo que tenéis buen talante os invito a que leáis un artículo de mi blog, que os va como anillo al dedo. De buen rollo (enlaza El progre español, del blog El Vendedor de Crecepelo).

Segundo acto.
            Tarde del 20 de Noviembre de 2013. El mismo muro de facebook del concejal Oliver. Sigue la discusión. Entran en escena nuevos personajes.

Chema Rueda Hace 5 horas te mandé un abrazo de despedida de este hilo. Esto empezó con una sensata discusión jurÍdico-politica y de principios constitucionales… Comprenderás que si ahora vas por calificar a la gente y hacer juicios de valor, mi despedida sea definitiva.
Martín Domingo Cualquier opinión es un juicio de valor, creo. Además, según parece, tú aguantas bien los tonitos. Y seguro que tantos años en el Ayuntamiento no te han hecho perder el sentido del humor.
Martín Domingo Y si te marchas, un abrazo.
Baldo Oliver ¿Dónde se saca uno el carnet de calificador oficial de progres? Mi más cordial enhorabuena a todos aquellos que desde la indefinición son capaces de encontrar definiciones para todos y para todo, debe ser muy cómodo tenerlo todo tan claro. Y sin perder el buen rollo.
Marcos Navidad Vera  Al tal Martín ni caso, parece que quiere publicidad.
Francisco Javier García Piñar No puedo estar más de acuerdo con el Sr. Marcos, al tal Martín ni caso, sólo con el argumentario metiendo por medio UPyD y ese "vendedor de crecepelo", con ese mal de alzheimer del que habla, que dicho sea de paso, ya que hace referencia a los uniformes, parece que lo padece, y también me alegro que se defina perfectamente al final del artículo al que hace referencia y no piense como pensamos los demás y se incluya en el otro grupo. Saludos.
Carlos Javier Rodríguez Sánchez Zaasssss y en "toa la boca pa que se calle" ...¡a este ni puto caso..." todavía recuerdo las magníficas clases de derecho político que impartías allá por los 90 donde se respetaba la libertad de expresión y/u opinión con independencia de que a uno le asistiese o no la razón. Al paso que va esto podemos eliminar del facebook "comentar" y dejar solamente "compartir y me gusta" para el deleite de ciertos "lameculos"... Esto me ha recordado en un día tan señalado como hoy a nuestro "Tito Paco", que por cierto, este sí que intervino de manera decidida en esta nuestra Historia del Derecho. Marcos, F.J., os doy permiso para lapidarme.
Baldo Oliver Marcos, Francisco Javier, Carlos, un abrazote y, como decís, a este ni caso.
              Martín Domingo (chulito) El tal Martín no necesita ninguna publicidad, querido Sr. Navidad. Por cierto, nombre políticamente muy incorrecto.
    Martín Domingo Sólo he expresado mi opinión sobre el asunto de la elección del CGPJ. Pero veo que tenía razón en el último párrafo del artículo del progre español. Sois francamente previsibles. Y Baldo es un señor, no hace falta que le hagáis la pelota. Ya lo digo yo. Y Chema un buen tipo, que quizá lleva demasiados años en el Ayuntamiento. Debería airearse un poco. Pero no en otro cargo, sino en la vida civil.
Martín Domingo (a la clac) Aunque os hagan guiños electoralistas, son políticos y se deben a su público, como las folklóricas. No les hagáis demasiado caso. A vosotros os calientan porque os necesitan para seguir en la pomada, pero en las cosas que a ellos les importan votan a pachas con el PP. Y a vosotros os mandan al frente con las camisetas o con las tetas al aire. Los vinos que se beben vosotros no los podéis pagar. Cuando tengáis una edad me contaréis. Salvo que busquéis beberos los mismos vinos, que alguno habrá. Saludos.
(cae el telón)


domingo, 10 de noviembre de 2013

LA CALLE DEL MEDIO por Ignacio Camacho




                             Si García Márquez decía escribir para incrementar sus amigos, Martín Domingo no se puede quejar: 25.000 entradas, las que ha tenido este blog en su primer año, no las vende su amado Granada desde los tiempos gloriosos de Porta, Barrios y Aguirre Suárez. Un servidor siempre ha sospechado que en realidad Martín, soltero de oro con vocación de playboy, escribe para ligar más, pero me da la impresión de que en ese aspecto tampoco tiene motivos de queja. Lo del crecepelo ya es materia de otro negociado, aunque barrunto que a un hombre tan intelectualmente inquieto no le importa que se le transparenten las ideas.

                        Este blog en que su propietario me ha dejado colarme por un día posee un activo moral impagable: la independencia de criterio. En tiempos de pensamiento (?) dirigido y dirigista, Martín Domingo tiene la mala costumbre de no permitir que nadie le marque el paso con doctrinas de conveniencia. Se ha acostumbrado al vicio de pensar por su cuenta, lejos de consignas banderizas y opiniones con la profundidad de una lata de anchoas. A él le gusta decir que pertenece a la “tercera España”, aquel concepto en el que se sintió emparedado Chaves Nogales, el Manuel Chaves bueno; pero en realidad se trata de la primera España, la que va por delante en el difícil y poco agradecido esfuerzo de sostener su propia razón, o al menos sus propias razones. La calle de en medio o el medio de la calle: ese lugar tan poco transitado en un país donde la gente tiende a dejarse estabular en las aceras.

                        Martín es un activista civil, especie en extinción o al menos en letargo. Un tipo comprometido con la sociedad mediante la agitación del pensamiento. Su Foro de la Magdalena es un ejemplo de los espacios de debate que escasean en la España gritona de las tertulias y de los linchamientos dialécticos de Twitter: abierto, antidogmático y plural. Un sitio para hablar con libertad y escuchar con respeto, lejos del fragor tabernario y el ímpetu exaltado que nos caracteriza a los españoles cuando discutimos de fútbol o de política.

                     Aunque en el fútbol está autorizado ser sectario, y es el único sectarismo que Domingo se permite a sí mismo porque se trata de una pasión y un hombre puede, como decía un personaje de Campanella, cambiar de ciudad, de mujer, de trabajo y hasta de religión, pero no puede cambiar de pasiones. El Granada es su pasión sentimental, y eso no tiene remedio, aunque Martín, en el fondo, sea madridista sin saberlo.

                        Aquí, en el blog, se expresa un hombre libre, refractario a los esquemas de contenido superficial que suelen sustituir a las ideas en nuestro debate público. En España es fácil saber qué piensa una persona sobre cualquier cosa a partir de su filiación política; el alineamiento partidista determina las posiciones ante cualquier cuestión de índole cultural, sociológica y hasta deportiva. No queda margen para la sorpresa. Pero Martín Domingo no se deja conducir por estos presuntos maestros pensadores que sólo han leído un libro, el de su propia doctrina. Piensa por libre como un hombre libre. A veces coincide con unos y en otras ocasiones se acerca a la acera de enfrente. Sabe cruzar la calle guiado por el instinto de su libertad. Detesta a los progres de manual y a los fanáticos del liberalismo autoritario. Y aprecia el valor intrínseco de la humanidad, del sentimentalismo, de la ternura o de la inteligencia dondequiera que pueda localizarse.
  
            Una ardilla ya no puede atravesar España de árbol en árbol, pero un topo podría hacerlo de trinchera en trinchera. Entre tanto blog trincherizo, éste es uno de campo abierto donde se respira el aire libre de una mentalidad inquieta, constructiva e integradora. Y además trata sin complejos de España. Por eso merece la pena.

                        Eso sí, querido Martín: lo de que Rosa Díez te parezca sexy háztelo mirar, bro. Que yo te he visto en mejores compañías…

                                                                       IGNACIO CAMACHO