jueves, 28 de mayo de 2015

Elecciones locales

           
             Cuando despertó, el 14 de abril aún estaba allí.

martes, 12 de mayo de 2015

El cielo de Orión



            Mi novia de entonces vivía en Almería, en una casa alquilada que pegaba al Teatro Apolo.

            Una noche, mientras preparábamos la cena, se nos metió en el piso la voz maltrecha de Antonio Vega.

            Sacamos unas cervezas, apagamos la luz y abrimos de par en par la ventana del salón, que daba al callejón trasero.

            Y allí nos quedamos, en silencio, comiendo spaghetti y mirando el cielo de Orión, de donde llegaba la palabra susurrada y doliente de un ángel caído.